martes, octubre 30, 2007

Lo del viernes

Bueno, el viernes quedé con mi amiga-con-derecho-a-roce y lo que pasó al final no coincidió exactamente con ninguno de mis pronósticos, fue más bien una combinación del primero y del tercero, que podría resumirse así:

- Lo que pasó finalmente: Mientras estábamos en el cine comenzamos a besarnos, sin que la cosa fuera mucho más allá. Cuando salimos paseamos, agarrados los dos pero sin hacer ninguna parada para besarnos, y nos dirigimos a cierto bar que no era el de los sillones cómodos. Nos damos algunos besos más. Después vamos paseando hacia su casa y cuando llegamos a cierto cruce de calles ella se despide dándome a entender que no quiere que suba a su casa ni que pase nada más por esta noche. Nos despedimos con otro morreo y nos vamos cada uno por nuestro lado.


Y ahora la versión larga:

En el cine, durante la primera mitad de la película no pasó nada, solo pequeños detalles que indicaban nuestra disposición a lo que pasaría luego, como estar con los brazos pegados uno al lado del otro en la butaca sin apartarlos, o algunas miradas furtivas de uno y otra. En un momento dado ella se encogió un poco, diciendo que tenía frío. Entonces desaproveché el momento que me daba una excusa perfecta para aproximarme más a ella. Me maldije a mi mismo mentalmente varias veces por no haber sido más rápido, pero al cabo de pocos minutos volvió a decir lo mismo, y entonces le cogí la mano, que era cierto que la tenía helada. Después de unos instantes la retiró para buscar algo en el bolso, y cuando lo encontró volvió a cogérmela, con más fuerza. Buena señal, no reuía el contacto. Unos minutos después, apoyó su cabeza en mi hombro, y de ahí a que nos besaramos casí no tardamos nada. El resto de la película lo pasamos la mitad del tiempo mirando a la pantalla, y la otra mitad dándonos algún que otro morreo.

Esos besos eran los primeros de ese tipo (no-castos) que me daba con alguien desde hacía un año, desde que ella precisamente dejó el rollito del verano pasado. La "emoción" de volver a hacerlo provocó en mi cuerpo dos efectos: Mi corazón latía desbocado (por la emoción, como digo) y mi polla se puso dura como una roca. Sí, solo por eso, por darnos unos cuantos besos, tal era mi ansia de calor humano.
Cuando terminó la película, al levantarme de la butaca aproveché para recolocarme el miembro, que seguía tieso como una vela apretando mis pantalones y molestándome bastante. Medio tapado por el abrigo, meti la mano en ellos y me la coloqué de otra forma mejor, y pude notar que tenía los calzoncillos pringados de ese liquidillo viscoso que se segrega cuando se está muy excitado.

Salimos del cine cogidos de la mano y comenzamos a andar hacia la zona de bares para tomar algo. Mientrar íbamos para alla nos agarramos, ella a mi cintura y yo a su hombro, atrayéndonos los cuerpos, y empecé a notar la molestia del calentón, el dolor de huevos que los anglosajones llaman blue balls consecuencia de una prolongada excitación sexual que no se resuelve de la manera que es de esperar.

Llegamos al bar y nos pedimos un par de cañas. Ella se fue al baño mientras yo llevaba las bebidas a una mesa. Enseguida volvió y a continuación entré yo. En principio iba solo a mear, pero al persistir la molestia testicular y viendo que los baños estaban bastante limpios, no me lo pensé dos veces: Me encerré, y sentado en la taza del váter me casqué una paja. Mi polla en aquel momento no estaba dura, aunque tampoco tenía el tamaño ni la forma de reposo normal. Estaba como más gorda, pero blanda. No tuve que moverla mucho con la mano para que se endureciera y en seguida llegué al orgasmo. Fue explosivo, salieron varios chorros a presión, como si fuera un surtidor, muy líquido el esperma, y la sensación a medias entre alivio y casi dolor. Esto es algo bastante normal, cuando la excitación dura mucho tiempo (más de media hora) luego la corrida es así de espectacular (chicas, si no lo habéis probado con vuestros respectivos no se a que esperáis).

Después de eso volví a la mesa con mi amiga. Estuvimos bebiendo, hablando y dándonos más besos. Mi dolor testicular fue bajando hasta desaparecer, y a parte de los besos no pasó nada más, no hubo exploraciones anatómico-manuales por ninguna de las dos partes.

Nos fuimos del bar ya hacia casa, y entonces llegamos al cruce de calles del que hablaba en mis predicciones, y pasó como he contado al principio. Nos dimos algún morreo más y algún abrazo en el que ella me apretó contra su cuerpo y pude así notar yo la blandura de sus pechos, y ella la dureza de mi miembro. Y ahí nos separamos, ella se fue para su casa y yo para la mía.

Continuará...

9 comentarios:

david dijo...

Tu relación con esa chica me recuerda lo que hcíamos cuando tenía 15 o 16 años. Vamos, joder, que no sois unos niños. Lo peor que puede pasar es que te quedes como ahora o sea que ataca de una puta vez. Adelante y suerte.

Lilith dijo...

Pues menuda pava más tonta, estoy totalmente conformoe con David, parece que sigue en la EGB.
Niño, tengo nueva dirección, ok? Te espero....
Jajaja... esa piva es una estrechaaaaaaaaaaaaa, si no te aprovecha ella lo hago yo, coño, que tengo mucha falta... ¿Y por qué no te la juegas y la enganchas bien y te la follas sin preguntar? En cualquier parte coño, con el morbo que da....Uff!

josergcr dijo...

esa paja en el baño ha de haber sido fenomenal, que lo diga yo cuando uno tiene las bolas llenas, como sale la leche, con que fuerza. Si no te la cojes por lo menos ponla a pajearte o a mamarte. Me inclino por la segunda, una buena mamada.

el_mas_turbador dijo...

Reconozco que soy un pringado en estos temas. Aunque tened en cuenta también que después de un año sin ningún contacto esta era solo la segunda vez que quedábamos. Habrá otras...

el_mas_turbador dijo...

Por cierto lilith, bienvenida de nuevo, y he actualizado el link a tu blog.

bes0s...

Lilith dijo...

Gracias niño, un placer leerte.

wise dijo...

¡Felicidades! está en el bote con tapa enroscada y todo. No pasó nada porque estaría sin depilar o porque muchas chicas leen demasiadas revistas femeninas :P,¡vete a saber! sea cual sea la razón, esta cae fijo.^^

willardcabalgadenuevo dijo...

Tío, me apena tu situación, joder, si la tía tiene tantas ganas como tú, todavía quedan muchas estrechas y remilgadas en este puto país y luego hablan de liberación de la mujer y toda esa mierda.
La próxima vez te la tiras aunque sea en medio de la calle y con el culo a la fresca, seguro lo está deseando, !!!COÑO!!!
No me hagas mucho caso es que estoy en horas bajas.

!!!SUERTE CAMPEON!!!

Anónimo dijo...

Tiesa la tenías tú como se me ha puesto a mí leyendo el relato, colega, que morbo tienes contándolo. Pegale un par de viajes a la tia, que lo está deseando. Felices pajotes.