jueves, enero 04, 2007

Primer post del nuevo año

Después de unas merecidas vacaciones vuelvo a la carga, con el blog y con lo que hace que escriba en él. Estos días los he pasado con toda mi familia, lo que significa que apenas he tenido intimidad como para dedicarme a la placentera actividad que da título a esta página.

La última paja del 2006 fue la que me hice el 22 de diciembre, coincidiendo con la iniciativa Global Orgasm de una pareja de chalados sobre la que escribí un breve post ese día.

Desde ese día no he podido masturbarme a gusto hasta correrme. Lo más parecido fue una noche en que estando erecto en la cama comencé a meneármela arriba y abajo muy despacio y silenciosamente (no dormía solo en el cuarto). El masaje continuaba durante un rato, llegando a salirme liquidillo lubricante preseminal, que embadurnaba por la punta de mi polla a la vez que la frotaba, haciendo la experiencia más placentera. De esa forma seguía tocándome hasta llegar a notar la sensación de que el orgasmo estaba a punto de llegar. Entonces paraba toda acción, hasta que se me empezaba a bajar la erección. Volvía a repetir el proceso, hasta que de nuevo estaba a punto de correrme. Y así lo hice dos o tres veces más, sin dar la última sacuidad que hubiera provocado que eyaculase.

A parte de eso, nada de nada, ni siquiera en Nochevieja. Es una fecha en la que dicen que se folla mucho, y no dudo de ello, pero una vez más, fui incapaz de pillar cacho.

El día 2, se terminaron mis vacaciones y pude al fin librarme de la family. Ya con la adecuada privacidad procedí a inagurar el nuevo año sexual. Haciendo cuentas, me salía que había estado 10 días sin disfrutar de mi mecanismo, y decidí terminar ya con tan incómoda abstinencia.

La forma no fue bastante convencional, nada de experimentos ni nuevas formas. Fue lo que se dice una buena paja clásica, más o menos como la que he contado antes, solo que las aproximaciones al borde del orgasmo fueron solo dos, y tras la última pude al fin correrme, sentir palpitar mi polla mientras el esperma brotaba a borbotones blanco y viscoso. Lo recogí en un tarro vacía de crema de manos que he mencionado alguna vez, y por cómo se cubrió el fondo se notaba que llevaba varios días sin descargar.

Para el nuevo año los típicos propósitos que todos nos hacemos en mi caso y el tema del sexo son sencillos: Conseguir de una vez una compañera para que podamos disfrutar el uno del otro sin tener que recurrir al placer en solitario.

Feliz año nuevo a tod@s!!!!!!

2 comentarios:

albita dijo...

feliz año nuevo!!
menos mal que ya se acaban las fiestas y puedes estar a tus anchas... buen proposito de año nuevo, espero que lo consigas!!
besitos

el_mas_turbador dijo...

Gracias albita! te deseo lo mismo, que se cumplan todos tus propósitos!