viernes, diciembre 22, 2006

Orgasmo global

Hoy 22 de diciembre una pareja de artistas estadounidenses propone que todo el Mundo se una en un orgasmo planetario para hacer que aumenten las "buenas vibraciones" y la "energía positiva", y todo en favor de la paz.

Yo no me lo creo, pero independientemente de ello voy a contribuir, y si puedo varias veces. El orgasmo no tiene por qué venir de un polvo, así que tod@s podemos participar :-) Os animo a que vosotr@s hagáis lo mismo.


Más informacion: Global Orgasm

viernes, diciembre 15, 2006

Hasta el 80% de los orgasmos de las mujeres son por masturbación

De un artículo del diario La nueva España:

Hasta el 80% de los orgasmos de las mujeres más activas sexualmente son por masturbación, lo que convierte esta práctica en la principal fuente de placer sexual entre el colectivo femenino y en el método más eficaz para alcanzar el clímax durante su vida.


En mi caso no es el 80%, más bien el 99,99%. ¿Y en el vuestro?

Desesperación es ...

... lo que a veces se tiene cuando ves que tu vida sexual es tan limitada y aburrida.
... ver día tras día cómo te vas a dormir tú solo a la cama una vez más.
... lo que lleva a masturbarse compulsivamente.
... lo que lleva a masturbarse creativamente.
... lo que lleva a hacer experimentos como el del post anterior.
... lo que se siente cuando ves por la calle todos esos cuerpos tan deseables y sabes que nunca disfrutarás de ninguno de ellos.
... lo que te incita a entrar a un chat un día cualquiera y estar hasta las 5 de la mañana buscando vanamente alguien con quien satisfacer verbalmente tu calentón.
... como el anterior pero cambiando la palabra 'chat' por 'blog'.
... leer los blogs de otros y otras que se lo saben montar mejor.
... lo peor que puedes mostrar si pretendes acercarte a alguien que te ayude a dejar de estarlo.

Afortunadamente, es un estado pasajero (aunque recurrente). Si fuera permanente, se convertiría en un tormento.

sábado, diciembre 09, 2006

Dentro del miembro (y II)

Aviso: Lo que viene a continuación puede dar grima a algunas personas. Si eres fácilmente impresionable, no sigas leyendo.



Para todos los demás, sigo. Quizás recordéis un post anterior en el que hablaba sobre lo de meterse 'algo' dentro de la polla, y os conté que una vez lo hice para probar pero que no recuerdo cómo de agradable o desagradable fue. Eso significaría que no fue nada del otro mundo, pero en mi afán experimentador me decidí a volver a probarlo. Fue dos o tres días después de escribir el post, pero hasta hoy no he encontrado el momento de contarlo, y prefiero hacerlo para no dejar pasar más tiempo.

Tal como la otra vez hace años, el propósito de este experimento era ver qué se siente al meterse algo largo y fino dentro del pene. Como la otra vez, escogí un espaguettí, por ser largo, delgado, no rígido, y no tóxico al tratarse de un alimento. Lo primero que hice fué redondearle una de las puntas, royéndola con los dientes y comprobando con la yema de los dedos que no tenía aristas.

Me senté en la cama desnudo, y procedí a obtener una erección, por el simple método de meneármela con la mano hasta que tuve la polla lo suficientemente dura. Entonces, comencé a meter el espaguettí, pero no entraba, chocaba a los pocos milímetros de introducirlo. Me la meneé un poco más, hasta que conseguí que brotaran unas gotas de líquido preseminal y entonces volví a intentar introducirlo. El resultado fue el mismo, el conducto uretral no estaba suficientemente abierto. Así que volví a masturbarme, hasta llegar al borde del orgasmo, mientras mi polla estaba dura y palpitante. Entonces al fin conseguí pasar la barrera y comencé a introducir el espaguetti poco a poco, muy despacio.

Cuando llegó más o menos a la mitad de la polla, lo saqué completamente. Debido a la humedad de mis jugos se había vuelto de color blanquecino y textura harinosa. Lo combé un poco, y seguía tan flexible y duro como al principio, así que volví a meterlo sin temor a que se rompiera inesperadamente. Al hacer la operación de meter y sacar, sentía en la punta de la polla una sensación como de ganas de mear, muy curiosa. Seguí metiéndolo y al llegar al punto de antes (la mitad) seguí más abajo. No había ninguna resistencia y lo introduje un par de centímetros más.

Ahí volví a parar. La única sensación que notaba es la que he comentado antes, un ligero escozor en la punta, como de ganas de hacer pis. Entonces subí y bajé el espaguettí dentro de mi polla unas cuantas veces, muy suavemente, como si me pajeara por dentro. Después, lo deje fijo a una altura y lo giré dentro de mi polla varias vueltas. La sensación que tuve fue... ninguna, excepto la que ya he dicho. Seguramente ahí dentro no hay terminaciones nerviosas ni 'sensores' de placer, y por eso no sentía absolutamente nada.

Después de eso lo saqué del todo, fijándo con un dedo el punto del espaguetti que había quedado fuera, hasta ese momento, y así pude comprobar que me lo había metido una longitud ligeramente superior a la longitud total de mi polla.

Para terminar el experimento, me lo volví a meter un poco, hasta casi llegar a la mitad. Entonces, decidí terminar ya pajeándome hasta correrme con el espaguettí tal como lo tenía. Esperaba que saliera disparado, pero curiosamente salió despacio, entre el semen que brotó a chorros arrastrándolo con él.

Conclusiones:

- Placer obtenido: Ninguno adicional.
- Sensaciones nuevas: La de tener ganas de hacer pis.
- Riesgo: Moderado, si se hubiera roto el espaguettí.
- Probabilidad de que vuelva a repetirlo: Muy baja.


En resumen, que no tiene gracia ninguna, seguro que hay otras mil maneras 'distintas' de masturbarse mucho más placenteras.